domingo, julio 20, 2008

RETROSPECTIVA

El 22 de Julio, día de María Magdalena, estoy cumpliendo años. Algo más de 20 y un poco menos de 30. A lo largo de este largo o poco tiempo, depende desde donde se mire, han sido muchas las cosas que he vivido, y muchas son muchas, y muchas también las que me han hecho cambiar.

Mi esposa dice que parece que a mi no me importara nada en el mundo, se que esto lo va a leer y quiero decirle nuevamente que sí me importan las cosas, de hecho soy muy global y a mí me importa el mundo entero, no soy individualista para preocuparme únicamente por las cosas que me rodean sin importarme mi entorno.

La vida me ha enseñado a no atarme a las cosas, y no atarse no significa que a uno no le importe, simplemente es saber despegarse de las cosas sin causarse mucho daño.

Para mi es importante aprender las lecciones que a lo largo de nuestros segundos de vida se nos van enseñando, e ir aplicándolas a mi dinámica de vida, y así lo he hecho, porque una de las principales cosas que predico es la coherencia, hay que ser consecuente con el pensamiento, los actos y lo que se dice.

Nací en el Hospital de Cereté (CórdobaColombia) al medio día y por medio de cesárea, después de tener a mi Madre desde la noche anterior con dolores internada en el centro Asistencial.

Crecí en un pueblito cuyo nombre es mi mismo apellido, un corregimiento en el límite de lo rural y lo urbano, en medio del Valle del Sinú y de fácil acceso a las ciudades de mi departamento, lo cual lo ha influenciado mucho.

Tuve una niñez que extraño mucho, de juegos en la calle, salidas a caminar por grandes extensiones de tierra llenas de árboles y fauna nativa, y aprendí a nadar en el río Sinú, que cada año arrastraba a su interior un considerable número de víctimas.

Cando inicié el Bachillerato comencé a viajar diariamente a Montería, en una rutina realmente agotadora y desalentadora, puesto que desde los compañeros que me acompañaban en la ruta escolar, hasta el Colegio en el cual estudié hasta 9° grado me enseñaron lo dañino que puede ser el ser humano, además de la inclemencia y la poca posibilidad que tiene de entender al otro desde su propia perspectiva. No tolerancia, cero respeto.

No se si llamarlo destino, pero a los 14 años pude escapar a Manizales, ciudad de donde es mi Papá, a cursar 10° y 11 ° grado, en una Academia Militar; y contrario a lo que puede parecer fue el sitio en donde más feliz fui. Académicamente comencé a mejorar, pese a que me sometí a la lejanía de todos mis seres queridos, mi familia, mis amigos, mi tierra, mi cultura, pero supe afrontarlo, aunque fue bastante duro.

Aprendí a valorar la disciplina, la responsabilidad, el respeto. Conocí la variedad del pensamiento y el comportamiento humano, y en vez de cerrarme y juzgar o rechazar me dediqué a valorarla y a entenderla.

Continué en esta ciudad mis estudios de Comunicación Social y Periodismo, y aunque fue una universidad privada, contrario a lo que sucede en Córdoba, no era únicamente un antro de personas elitistas que se preocupaban por lo que dirá la sociedad o como debo comportarme para ser popular, era un sitio pluricultural, y con lo conservador que es Manizales, las masas de jóvenes eran más abiertos a la variedad de pensamiento.

En esta etapa de mi vida aprendí a aprender de los demás, a extraer de la diversidad de pensamiento un conocimiento más global, que me guió a la tolerancia y al respeto por la diferencia, a ser realmente un ser humano y no un títere del sistema social.

Cometí un gran error, por culpa de la nostalgia y el apego al pasado, y es que vivía pensando en mis amigos y las cosas que me ataban a mi tierra de origen (excluyo de mi familia de esto) y por este sentimentalismo regresé, en busca del calor de la gente que quería y con la que había ido formando relaciones de amistad, compañía, sociedad y hasta amorosa; pero la vida me enseñó que me equivoqué y que aposté mi futuro basándome simplemente en lo que yo sentía.

Fui demasiado romántico, y pensé que la dedicación y la entrega eran mutuas en las relaciones de amistad y en cualquier otra relación. Me devolví a trabajar a mi tierra con tal de no alejarme más de la gente que quería y extrañaba con pasión para darme cuenta que yo los había idealizado y que no eran lo que creí que podrían ser.

No los culpo a ellos, me culpo a mí por cegarme. Me di los golpes más grandes en la vida, pero al final aprendí que uno no puede sostenerse en los demás. Que los sentimientos de amor y de amistad no pueden ser rígidos no sostenerse con ataduras, que el mayor acto de amor que hay en el mundo es la libertad, y que el que ama de verdad es quien permite ser libre a quien ama y desde esa libertad es capaz de ser feliz.

Aprendí a no apegarme a las cosas, mi mayor maestra fue la soledad, quien me ayudó a conocerme más y saber que era lo que había en mi interior, saber que era lo que yo era realmente y que pretendía en a vida.

Ya llevo 7 años acá en mi tierra, desde que decidí volver, y he pasado por 3 trabajos distintos y he conocido múltiples círculos de amigos con los cuales mantengo fuertes relaciones pese a lo variados, y es irónico darse cuenta que lo que una vez me jaló hacia acá ya no camina a mi lado, me enseñaron a ser fuerte y a no atar mis emociones a nadie por medio de golpes y cuando lo aprendí fueron ellos los primeros que volaron de mi lado, mejor dicho fueron los primeros de los que me aparté.

Soy un amante de la libertad, de la libertad de pensamiento, de acción, y creo que el amor es libre y no ata, para no volverse enfermizo. Tengo claro que no puedo ligar mi esencia a alguien dado que no hay cosas seguras en nuestro divagar por el mundo.

He aprendido que la única forma de ser libre es a través del conocimiento, de la capacidad de discernir y de poder elegir con criterio. De la necesidad del ser humano de ser mejor cada día, de corregir errores y sanar heridas como método de mejoramiento de vida, aunque cada vez te acerques más a la incomprensión.

Tristemente quienes no se preocupen por su interior nunca valorarán el trabajo de quienes si lo hacen, y la ceguera lleva a atacar al ser humano desde la misma incapacidad.

12 comentarios:

cd dijo...

Hey te deseo un FELIZCUMPLEAÑOS! :)

gil-galad dijo...

viejo no se si te lo dije alguna vez pero para mi el hecho de haber vuelto a tu tierra ya para erradicarte fue dar un paso atras n tu vida profesional...

pero pa adelante al final siempre las cosas no son del todo mal. siempre se rescata algo y se aprende...

exitos

aldarion dijo...

y a q edad aprendiste a reconocer todo lo q habias aprendido antes?

leugim divad dijo...

saludos hermanos en su dia

Tuor dijo...

Gracias muchachos.
Aldarion, en una tormentosa adolescencia.
Gil-galad, he aprendido que el progresar no depende del estatus social o de la urbe en la que te desarrolles. depende más de donde puedas desarrollar tu proyecto de vida y de donde eres feliz.

gil-galad dijo...

no comparto tu idea, el desarrollo de tu proyecto de vida si depende de tu estatus y de la urbe en donde te encuentras.la sociedad es muy selectiva y discriminatoria...

Tuor dijo...

eso cuando tus acciones dependen de la sociedad, o la sociedad es tu motor de vida.

Karim K dijo...

Me encanta este nuevo look del blog!!!! como lo hiciste?????

lully desnuda dijo...

Ohh!! he llegado muy tarde pero desde mi espíritu te deseo UN FELIZ CUMPLE!

Te he leído con extremo detenimiento y me ha encantado aún más tu forma de ser, coincidemos en esencia. Destaco que me has conmovido con ese partir desde Manizales para regresar a tu tierra. Tienes algo muy a tu favor y es que reconoces y has avanzado en tu equilibrio emocional, los apegos no son saludables y en esto sí evoco a Deepak Chopra con la LEY del desapego de la cual estamos ligados en este mundo terrenal.

Te abrazo y te reitero lo mejor para este nuevo cumple.

lully desnuda dijo...

Un errorcito, corrección: coincidimos.

Besitos de cumple un tanto retardados!

Cauchola dijo...

Feliz cumpleañoz Tuor, que pena responder tarde pero tengo noticias:
El sábado 9 de Agosto pasan mi documental por el Canal Caracol a las 11:15 pm en el espacio Entre Ojos.
Es una Feliz noticia.

Bethy dijo...

¡¡¡¡Mas vale tarde que nunca!!!! gracias por acordarte de mi y darte una vuelta por mi humilde rinconcito...
Extraño que escribas en el Blog de tu hija :(
Ahh!!! ¡¡¡¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS!!!! TE DESEO 200 años más de vida:)

Un fuerte abrazo, me encantó este post, ya te lo habia dicho antes, me encanta tu manera de escribir.

Un beso a Colombia de México
Con cariño
Bethy