sábado, agosto 09, 2008

Recordando al viejo Huor

Voy a hablar de mi papá, teniendo la plena certeza que no lee mi blog, y voy a empezar diciendo que me siento orgulloso de él, por todo lo que ha construido en su vida.
Nació en la década de los 50´s del pasado siglo en Manizales, hijo de un ecuatoriano que se dedicó al negocio de la zapatería cuando llegó por equivocación a este país.
Por la dinámica de las universidades públicas de nuestro país durante los 60´s, 70´s, 80´s, 90´s y aún en esta década (Los paros), mi papá se fue al Ecuador y no esperó para estudiar medicina, que era lo que anhelaba (si lo hubiera hecho la historia fuera otra).
A ese país escapó muchas veces desde que era un niño, y ha vuelto hasta la actualidad cada vez que puede. Cuando regresó ya se habían normalizado las clases y se presentó en el Sena, del cual pasó a laborar con la extinta Caja Agraria, con la que trabajó en el Fresno, Tolima, tierra de donde era mi abuela; y luego al departamento de Córdoba, en el cual habían dos opciones, el municipio de los Córdobas a la orilla del mar, actualmente uno de los menos desarrollados, y en esa época en palabras de mi papá: “un moridero”; la otra opción era San Pelayo, sobre la vía principal, a 45 minutos de la Capital, Montería, y tierra de músicos.
Esa última opción definitivamente fue la mejor, porque acá conoció a mi mamá y se hizo como es hoy día. Trabajó como Inspector Agropecuario en la Caja Agraria de San Pelayo, en donde recorrió muchas partes del departamento, en algunos de esos viajes me llevaba en la moto con él. Recuerdo que se demoraba mucho para mi gusto en ese entonces.
Mientras estuvo en Manizales, en su época de joven fue director de la Cruz Roja Juvenil de Cáldas, a través de la cual fue partícipe de muchos eventos en esa zona del occidente del país, y con ella vuelve nuevamente al Ecuador de sus vagabunderías (como le digo yo, en el buen sentido que pueda tener esta expresión).
Es por este espíritu trabajador que sale de sus labores en San Pelayo, para dedicarse la sindicato de trabajadores de la caja Agraria de Córdoba, en el cual llegó a principio de los 90´s a ser el Presidente, y se la pasaba de viaje en asamblea, en muchas épocas del año y aunque sacrificó muchas fechas especiales siempre fue responsable con sus compromisos, eso lo entendí yo en él, hoy día no entiende esas decisiones en mí.
Esa temporada fue muy peligrosa en mi región, hubo nuevos levantamientos en armas, esta vez la ultra derecha, y con la llegada de esta oscura fuerza comenzaron las muertes de aquellos que representaban la izquierda, porque injustamente o no, eran relacionados con grupos guerrilleros, por lo que sabiamente mi progenitor decidió pensionarse.
Luego de pensionarse con 20 años de trabajo y aún joven, comenzó a buscar como generar más dinero que pudiera sostener la ya algo grande familia y sus necesidades, estábamos saliendo poco a poco sus cuatro hijos del bachillerato y entrando a la universidad, es así como se montó en muchos negocios, algunos le dieron otros representaron pérdidas, pero el tiempo y los extraños lineamientos de la vida le fueron colocando los peldaños que lo llevarían al punto en el que se encuentra en estos momentos.
Primero una moto, luego la otra, luego un carro, luego dos más, se vendía uno y se compraba otra y así fue mejorando el sistema de transporte familiar, el cual fue muy importante durante las vacaciones, en él viajamos hasta Santa Marta y Valledupar, con el viajábamos cada rato a Manizales, fuera por Medellín o por la Dorada, y hasta la provincia de Guayaquil en Ecuador.
Me imagino que fue así como nació mi amor por la geografía y por los viajes, por irme a territorios nuevos y conocer lo extraño.
Hoy día es a través de su Fundación que continúa trabajando y manteniendo estable la economía familiar, y mejorando cada vez más el nivel de vida. Me siento orgullosos de un hombre trabajador que llegó con si nada y se construyó sólo, que demostró que podía ser aunque no contara con un título universitario, que es lo que más le afecta a él personalmente, pero que no fue impedimento que le evitara llegar lejos.

4 comentarios:

betotosto dijo...

gracias por ver el documental, yo sabía que te ibas a pillar el detalle Tokien. Un amigo dijo al ver el docu que era un homenaje a mi padre y creo que es así. Por lo visto estás en camino de redescubrir tu pasado, es un momento magnífico, espero que lo disfrutes.

leugim divad dijo...

interesante la vida de tu papa.

no sabia que tenias cuna del rio guayas.

bacano que te guste la geografia ya que esa es mi futura profesion.
la de geografo

gil-galad dijo...

muy buena tu publicacion. aveces recordar el pasado nos ayuda a reflexionar acerca de las cosas que hacemos actualmente. y pues verle lo significativo del trabajo a lo largo de nuestra existencia. a quien le servi y en que cosas he fallado o he dejado de hacer. en fin, es muy importante remover tu pasado bueno o malo...

lully desnuda dijo...

Hola Tour!!

Un padre ejemplar, un día de estos le muestras este escrito. Se sentirá orgulloso de tí y sentirá los afectos y reconocimiento de un buen hijo. Muy emprendedor tu papá y un divino con ese hogar, a pesar de, esas "bavabunderías", como tú las llamas. En la foto quedó lindo, ¿está con tu abuelo?


Quería contarte que falleció Jaime Medina del blog Crónicas vallenatas a quien tuve la oportunidad de conocerlo en mi sección de equinoXio, Al desnudo en mi balcon en ENCUENTROS CON BLOGGERS y en el cual tú también lo conociste pues allí aparece uno de tus coments.

Besitos sensibles a ritmo vallenato!