lunes, agosto 31, 2009

Me atrevería a asegurar, aunque no a generalizar, que quienes adoptan el materialismo y se abrigan con el escepticismo nunca han tenido una experiencia mística.

Quiero empezar hablando de History Channel el cual en los últimos meses nos ha acercado al Universo y a los procesos de la vida y la evolución, a través de la voz de científicos y experimentos serios que continúan ejecutando alrededor del mundo. Los científicos han sido claros en afirmar lo delgada que es la línea que separa lo vivo de lo no vivo y es tan confusa que ya no se atreven a asegurar hasta dónde llega ese límite; así pues vemos el fuego y criaturas, que podríamos confundir con materia inerte, provista de una potente energía que mantiene sus átomos juntos.

Sabemos cuáles son los elementos que se necesitaron para que se dieran las condiciones que permitieron aparecer a los primeros organismos y tejidos vivos, los mismos que aún hoy permiten a los árboles y a nosotros elevarnos hacia el cielo. En experimentos han unido al carbono, hidrogeno, oxígeno y todos los que propician la vida, pero se han dado cuenta además que falta algo que enciende la chispa. Los científicos aseguran no saber con certeza como suministrar eso (la energía), el rayo que despertó al hijo de Frankenstein, lo que los místicos llaman la fuente primigenia, la energía pura, el cosmos o Dios si así se quiere denominar.

Ya no hay discusiones tan encontradas que separen al Big-Bang del Génesis. Este último muestra como se crea la materia de la nada: “Hágase la luz” y así fue, ¿y el Big-Bang? También, kabum y se inició el proceso. Ambas pueden explicarse aceptando la presencia de una enorme fuente de energía inicial que provocó ese explosivo y violento matrimonio entre la materia y la antimateria dando paso al Caos en el que nos encontramos envueltos. Aquí en ambos casos me atrevo a afirmar que es la Energía Pura el gran Padre de la Creación, una energía que siento actuó con conciencia de sí, conciencia que se manifestó en nosotros y en otros seres no encarnados que deambulan por el Universo.

Dan Brown señaló en su libro “Ángeles y Demonios”: “La Ciencia y la Religión no son adversarias. La Ciencia es demasiado joven para comprenderlo”. Yo agrego además que la Ciencia es demasiada joven para comprender o justificar el Mito.

El Mito nos ha hablado de los orígenes, explicaciones que el racionalismo ha intentado desvirtuar, aunque no con total éxito, porque este sobrevive en el imaginario colectivo, parece que ligado al ADN. Los extraterrestres o las visitas de seres de otra dimensión o por fuera de nuestro planeta, no son temas que iniciaran con Roswell o en el siglo pasado. Se encuentran en mitos egipcios, incas, mayas, hebreos.

El Thot de los egipcios bajó del cielo en una nave acompañado de siete sabios quienes dejaron el Tarot a esta civilización; el Elías de la Biblia se elevó en una Carro de Fuego; el Mito de la Lemuria habla de seres venidos de Venus a cruzarse con nuestra raza humanoides, Kryon lo asegura igualmente cuando afirma que estos hombres y los de la Atlántida fueron mejorados con cruces de Seres del Espacio sin oponerse a lo planteado en el Génesis Capítulo 6, que habla de ese tiempo mítico en que los hijos de Dios bajaron a cruzarse con las hijas de los hombres y ni que decir de los hijos semihumanos de los dioses griegos.

El Mito es un tema que valdría la pena desglosar más adelante, en otro post. En lo personal, ya no me atrevo a usar la definición del diccionario; la Razón no puede deshacerse de la Magia, esa que se ha ido perdiendo con la “Caída del Hombre”, otro mito recurrente en muchas culturas.

No es mi intención refutar a nadie ni defender una postura, por eso no quiero llenar esto de citas bibliográficas, puesto que son conclusiones muy personales, pero quien quiera confirmar lo que digo, la Bibliografía es extensa y muchos han hablado de esto antes que yo.

De todos modos aquí estamos en un proceso que va más allá de la simple percepción, que aunque no es del todo consciente sí se intuye. La Vida es ese juego de rol en donde interactuamos para enriquecer nuestro personaje-PJ- (Alma) el cual debe subir de nivel a través de una serie de pruebas que lo hará más fuerte, llegar a la conciencia de la Chispa Divina.

Draco dice en su último trabajo: “Deja que tus pasos sigan más allá de las montañas… hay que llegar al Paraíso Prometido”.

Mejor y en honor a él, aquí está la letra completa:

“PARAISO PROMETIDO”

DRACO ROSA

Es larga la carretera

que conduce a ningún lado,

con pasaporte prestado

y pocas ganas de andar.


Es duro subir las cuestas

y bajar por las pendientes,

cruzar las turbias corrientes

que nadie quiere cruzar.


Pero hay que llegar,

hay que llegar.
Hay que llegar al fin del mundo
al paraíso prometido

Hay que llegar al horizonte,

donde se pierden los sentidos

comer la fruta del árbol escondido.

Hay que llegar al horizonte,

donde se pierden los sentidos.
Comer la fruta del árbol prohibido

Hay que llegar

Hay que llegar

Hay que llegar al fin del mundo
al paraíso prometido.


más allá de las montañas voy

al paraíso prometido

deja que tus pasos sigan
mas allá de las montañas
siempre hacia adelante voy

hay que llegar,

hay que llegar la horizonte

al paraíso prometido.

3 comentarios:

Lully dijo...

Hola Tuor!!

Suena una utopía el poder llegar al paraíso prometido pero es la fe en ello por la que muchos trasegan por esta vida terrenal.
Esa energía de la que hablas es todo un misterio y me haces volver a pensamientos existencialistas que me han absorvido por momentos eternos de mi vida, especialmente cuando vi la materia del cuerpó de mi padre quietarse para que su espiritu saliera de allí y su energía quedara infinita en los seres que lo amabámos, todo un misterio.
Rico que sigas indagando sobre el tema, me fascina.

Un abrazo con afectos renovados!

Tuor dijo...

La Utopia dice el diccionario de la Real Academia es un Plan, proyecto, doctrina o sistema optimista que aparece como irrealizable en el momento de su formulación.
Parece no es garantía total de que no se pueda. Tienes razón en decir qu ela fuerza está en la fe, en nuestra determinación.
Lo único que tenemos que hacer es vivir, abandonarnos a esto con todos sus altibajos.

Khérzad dijo...

buen post...
plantea cosas que mucha gente piensa...