miércoles, febrero 22, 2006

NO QUIERO HERIR SUSCEPTIBILIDADES, ASÍ QUE LEA BAJO SU RESPONSABILIDAD

En algunos blogs estuve leyendo acerca del amor, del odio y acerca de dios. Esta vez quiero dedicar un post a este tema también, pues las dos cosas van de la mano basándose en la filosofía impartida por Jesús, y la discusión aquí no es si existe o no existe, es acerca de lo que se siente y lo que es lo indicado.

En un post que se me borró decía que el verdadero amor sí existe, y que el odio es el camino que lo aleja a uno de la tranquilidad y la verdadera felicidad, porque ésta también existe y no es momentánea como algunos dicen. Me atrevo a hablar de esto porque he aprendido con mi carrera que antes de lanzar afirmaciones se deben tener bases para hacerlo y no hablar simplemente de lo que a mí me parece, o es que así soy yo y nada más… ese no es el verdadero caso.

Para vivir hay que conocer y para esto es tan fácil como ser tolerante y abierto a lo que la vida te está enseñando, sólo así podemos tener el fundamento real de referirnos a algo que estamos conociendo de cerca y no de la simple impresión que a mi me causa o del concepto que simplemente mi pobre razón me llevó a crear. Es el trabajo de campo en una investigación, el saber ponerse en el zapato del otro para aprender a respetar y a entender, y no a calificar.

Por qué hablo de esto, porque de la intolerancia, del desconocimiento, del irrespeto y de la atrevida ignorancia es que nace la violencia y de esta el odio, ambas nos llevan a cometer actos que en el instante nos parecen satisfactorios, pero esto no significa que sean correctos, y es ahí donde entra la falta de amor, para no alargarme tanto ya que puedo escribir todo un ensayo.

Saber amar es respetar, aceptar, entender, es hacerlo sin reales condiciones, no podemos decir que amamos o conocemos el amor simplemente porque amo a mis padres, o a mis hermanos, o a mi pareja o a mis hijos, todos son amores condicionados, aunque valederos, pero amamos porque simplemente hay un lazo, nada más…. Consideran que este es el verdadero amor, ¿porque estuvo 9 meses dentro de ti o porque es sangre de mi sangre? o ¿porque es la persona con la que decidí pasar el resto de mi vida, pero en el momento en que te falle la odias y se te olvida todo el supuesto amor que sentías? Yo en lo personal no considero a esto amor, por lo menos no el más puro, no quiero herir susceptibilidades, se que los que son padres me dirán un montón de cosas y los enamorados otras, pero he dedicado buena parte de mi vida a analizar este asunto en las personas, buscando las respuestas a mi preguntas y no me encontré un 42.

El verdadero amor nace de lo que es puro, no de estipulaciones sociales o condiciones de cualquier tipo, cuando hay amor se puede amar a un desconocido sin saber quien o qué es, simplemente porque es un ser humano que se merece respeto, cuando miramos a la mujer como nuestro semejante, a los niños y a la naturaleza misma. Estamos montados en el mundo del hombre dominante que transgrede todo a su antojo porque aún cree estar en la edad media en donde ser hombre se era ser superior…. Por lo menos así pensaban y no creo que haya sido la mejor época de la humanidad, y ni esta tampoco.

Por esa falta de amor incondicional, por ese auge de odios y rencores estamos en donde estamos, porque no se conoce el verdadero amor, ese que hace casi 2000 años alguien nos estaba enseñando, enseñanza que el ser humano en busca de su bienestar personal tergiversó y en la actualidad nadie es capaz de enseñarlo, no se entiende.

“Amar a Dios sobre todas las cosas” no es amar a un señor lejano y omnipotente, es amar al prójimo realmente, es portarse bien y no hacerle a los demás lo que no quiero que me hagan a mí. Ama a tu hermano y me amarás a mi decía Jesús y que tan sabías son estas palabras, porque es que amando a mis vecinos, a mis familia y a cualquiera estoy amando a Jesús y a su Padre, porque tan sencillamente como que todos estamos hechos de Dios, somos parte de él y hacerle daño a los demás es dañarlo a él y por ende a uno mismo, porque a la final la amargura, el rencor y cualquier sentimiento negativo se revierte contra uno mismo y la historia lo demuestra; sólo es dedicarse a investigar a esas personas que hicieron mal o que no vivieron en amor para darse cuenta que el fin de sus días no es el más placentero.

A los que llegaron acá quiero decirles que qué importa si escribo dios con minúscula o Dios con mayúscula, es simplemente una regla, de que sirve hacerlo si no nos permitimos sentirlo, dejarlo hablar dentro de nosotros cuando aceptamos en nosotros el amor.

También quiero aclarar que no soy Católico ni que profeso ninguna religión, de hecho no ando adorando santos ni creo en vírgenes ni voy a misa, como tampoco me gustan los cultos ni las palmas mientras se cantan canciones de alabanzas, no puedo ser incongruente con mi vida, la única ley que sigo en mi vida es no dañar a mis semejantes, o por lo menos no intencionalmente, también soy humano y cometo errores. Pero esto quería hacerlo en agradecimiento a esos años de búsqueda, desde que estaba en 8º grado de bachillerato a los 12 años y leyendo la Biblia no me pareció creíble el rollo de Adán y Eva. A la final dedico esto a la Madre y el Padre, los dadores de vida, quienes sí me han enseñado a vivir tranquilo y a amar como antes no lo había hecho, por enseñarme que de la mano de ellos todo es mucho más fácil.

9 comentarios:

Dark Princess dijo...

1. Claro que el amor verdadero sí existe, pero en mi experiencia no entre pareja, lo digo con la base de haberlo vivido. El verdadero y único amor incondicional, transparente, que no esconde nada y que soporta todo hasta el tiempo, es el de madre-hijo(a).
2. Dios o como sea que quieran llamarlo(a), es relativo para cada quien, uno escoge qué creer o a qué someterse, de eso precisamente se trata el libre albedrío. Lo que sí es seguro es que siempre hay algo más grande que todo.
3. No hay felicidad absoluta, eso lo puede corroborar cualquiera. Hay momentos de felicidad, la clave es hacerlos lo más duraderos posible.
4. El odio está directamente ligado al amor, existen dentro del ser humano, son nuestra esencia, son el angelito y el diablito que nos hablan al oido, no podemos simplemente decir que quitamos uno y dejamos el otro porque los tenemos a los dos dentro queramos o no. Hay odio en cosas pequeñas, tu por ejemplo odias el helado.
5. El dinero y el poder mueven el mundo y mientras haya eso, habrá vengaza, odio, rencor, envidia, poobreza, etc. y algo me dice que el dinero no se va a acabar por ahora...

Tuor dijo...

el amor madre hijo me parece también condicionado, lo quieres simplemente porque es tu hijo ahí ya hay una condición, no es tan puro, querrias igual a un niño que no es tu hijo? nadie ha dicho que amar es fácil peor no debemos tampoco aceptar al odio como parte d euno, y menos al rencor y la venganza, estamos dejando que esas cosas ganen espacios en nosotros.... igual en mi post planteo mi posición con respecto al asunto, y creeme que he sido objetivo con esto. muchas de las cosas que dices aquí las pongo en duda en mi post, vuelve y lee

Dark Princess dijo...

No hay nada que una persona ame más que así mismo, así la gente se trate de creer lo contrario y crea en el amor al prójimo. Precisamente, el amor a un hijo es incondicional, extremo, impoluto, infinito, sólido, etc., porque es una parte de uno que se sale del cuerpo, es un vínculo visceral, espiritual y esencial.
En eso no tienes nada que discutir conmigo, sólo te acepto que refutes cuando tú tengas un hijo.

El Principito dijo...

El hecho de que nunca hayamos tenido una experiencia o que la hayamos vivido a medias, no aleja el hecho de la realidad.

Estás completamente segura de que lo que viviste fue amor????

Dark Princess dijo...

Desafortunadamente sí, "el amor de mi vida", como algunos lo llaman

Dark Princess dijo...

Podríamos quedarnos acá discutiendo estos temas mucho rato y no llegaríamos a ningún acuerdo. Amor y dios son demasiado subjetivos, cada quién sabe y acepta lo que siente y lo que cree, es muy relativo y hay que aprender a respetar la opinión y los sentimientos de los demás sin que eso modifique las propias apreciaciones.

el guardián del baúl dijo...

princesita leí 2 cositas tuyas:

Lo que sí es seguro es que siempre hay algo más grande que todo.

a lo que respondo: ¿y dónde está que no lo veo?

No hay nada que una persona ame más que así mismo.

a lo que respaldo con: tienes toda la razón.



Ahora bien, yo sigo la telepolémica... en mi criterio, el que quiere asociar el amor con dios o con su "ser superior" que lo haga, pero dejen de bobadas, todo eso salió fue de tu cabeza y no de un vientecito que se te metió por la oreja, si quieres a alguien es porque ese alguien se ha portado bien contigo y no por la acción de un tercero q ni se ve ni se siente.


hace dos meses frente a surtigas, bajo el arbolito de mango me quisiste hacer creer que eras el diablo en persona, y casi lo logras... (ahora deja de andar alabando a diosito lindo y querido que eso ya está pasado de moda, piensa con la cabeza de tuor)

PD: lo q está entre paréntesis no tiene mala fé, pero cuando lo iba a borrar no pude, no quise, no me pareció q debía hacerlo.

Sherman dijo...

Juaaaaaaaaaaaaaaaaaaajajajajajaja vaya y pensaba esta noche no iba a encontrar algo divertido!

Bueeeno, pues si, no comentare nada al respecto, solo me sorprende que hace un año le hubiera dado casi (enfasis en casi) la razon en todo a la princesita torcida... evidentemente el amor tiene algun efecto... pero no veo cual es el problema? es algo tan propio de cada uno que nunca podrian convencer a la otra persona.

Mejor fumen un jointcito y em invitan por ahi en Junio

Túrin dijo...

Yo me cago en el amor y en dios (en minuscula, porque es un dios minusculo).

Los dos son relativos, falsos y ciertos dependiendo del momento... y del estupido que crea.