miércoles, marzo 08, 2006

Las Crónicas de Arandur Rondil

La Llegada a San Diego

Llegué a San Diego en la madrugada de uno de los tantos días en que los mortales quedan tirados en las calles oliendo a alcohol y sin la posibilidad de controlar su movimiento. Había quedado de encontrarme en esta ciudad con Gennaro, veníamos de cumplir una misión en otro sitio y queríamos divertirnos un poco, perO de forma más tranquila, no de la forma en que se me presentó esta vez, aunque no puedo quejarme, la situación fue muy agradecida.

No se puede disfrutar completamente de una ciudad cuando La Camarilla ya te tiene los ojos puestos encima, me parece que estudian tu hoja de vida y te buscan trabajo, como si lo estuvieras buscando o tengo cara de muerto de hambre, no creo, el mundo es mío si necesito invertirlo, no veo que se me note necesidad de recursos para sobrevivir, que cuiden ellos los de ellos o después no tendrán como pavonearse.

Una nueva misión, y ahí estaba Gennaro, como me reí al verlo involucrado también a él, y en una fucking misión suicida lo cual no me alentaba del todo, no me gusta ser guardaespaldas de nadie siempre he vivido cuidándome a mí mismo, y ese fue el trabajo.

Según entendía, el Lasombra de Gennaro y yo, al lado de un Giovanni y de un Assamita debíamos acompañar a un Ventrue y un Toreador, que asco de oligarquía, a un tratado con otra gente, algo capté de una extensión de territorio y negocios de droga, algo de los altos ejecutivos, nada que me importara, de momento pero una completa locura.

Salimos en una llamativa caravana pomposa, me fui con el Asmita Balzac cerrando el desfile cuando un tiros detuvieron la marcha, que embarrada reí para mis adentro, La Camarilla nos paga para proteger a su parlamentarios y ahí estábamos con ellos en peligro, todo fue muy rápido, Gennaro y el Asamita se bajaron a inspeccionar, francotiradores creo que dijeron, yo di la orden que continuáramos rápidamente y de pronto Kabum…. Los 3 carros que escoltábamos volaron y se achicharraron como un pedazo de plástico o como el cerebro de un Gangrel.

Adiós misión, todo me olió muy raro, y claro las alcantarillas estaban abiertas… ataque subterráneo cuando intento disparar a través de las cloacas con mi Stingersam y mala suerte nuevamente, creo que debo desistir de seguir utilizando ese aparato, no atiné y en cambio volé por el aire llenándome de polvo, pero bueno eso no es tan imprescindible, el rollo fue que La Camarilla nos llamó otra vez, que aburridos son, no nos dejaron rastrear a los saboteadores.
En la reunión estábamos los mismos y 2 vampiros más, Tremeres. Uno de ellos una rata conocida, Tzen, no se que hacía él por estos lados, pero estaba contratado por La Camarilla, sería uno de sus negociadores y teníamos que protegerlo junto al otro remedo de mago.

Propuse viaje en moto así levantaríamos menos sospechas y salimos en 2 grupos el 1 conformado por Tzen, el Giovanni y Gennaro, y el otro por el Assamita y yo, que me eché la carga del otro Tremere en el puesto de atrás.

Nos dividimos rutas, estábamos relativamente cerca y arrancamos, a las 2 cuadras comencé a sentir verdadero pánico, un constante peligro y por las calles veía pasar remedos de Bruja y Nosferatus, eso no me gustaba más que estar llevando a un Tremere en el puesto de atrás.
Doblamos a la esquina cambiando de ruta cuando sentí una fuerte presencia que se dirigía a nosotros, le hice señas al Tremere que se echara hacia adelante en la moto y yo me ubicaba detrás para poder dispararle al perseguidor, pero no calculé bien, caí fuera de la moto y no tenía otra opción que detenerlo cuerpo a cuerpo. El Tremere y el Assamita siguieron derecho hacia el punto de encuentro, El Estadio.

Ahí estaba él, nunca supe bien que era a mi me parecía un Bruja, todos esos mulos son iguales, venía acompañado de dos Nosferatus quienes estaban cansados tratando de seguirle el ritmo, se movía con una especie de celeridad. Intenté dañarle el cerebro pero no tuve la suficiente suerte para asestarle un buen golpe directamente a la masa informe de su cabeza..

Los Nosferatus se lanzaron sobre mi, logré esquivarlos un poco sin mucha suerte, cuando de pronto la cabeza de uno de ellos voló en pedazos y el Rambo que estaba frente mío recibió unos impactos en su espalda… era el quien Giovanni había aparecido por detrás, como que tuvieron algún percance también. En ese instante aproveché la ventaja y llamé la atención del contrincante y le lancé un combo de quimerismo y auspex directo a su pequeña cabeza y un fuerte coma lo alcanzó, lo dejé descansando con sus temores.

Deshacerse del otro Nosferatu fue tarea fácil, luego tomamos las motos y seguimos detrás de nuestros compañeros, pero cual fue nuestra sorpresa al enterarnos por los Whisper que un Lupino atacaba a Tzen y que el Tremere que yo protegía estaba atacando al Assamita, alta traición y engaño, mi plato favorito, este caso se empezaba a poner personal y estaba dispuesto a apersonarme de él.

Cuando llegamos ya el Assamita había hecho lo suyo, le amputamos las manos y piernas al traidor, lo llevé a un cuarto a solas, en donde entré convertido en Tzen, pero me descubrió, tuve que manipularlo para poder sacarle la información.

Eran Antitribus, Bruja, Ventrue, Toreadores, el mundo estaba loco, y yo en medio de él para hacerle frente, una traición y nosotros los señuelos, El Sabbat detrás de todo, esa fue la conclusión antes de matar a esa basura.

Nos reagrupamos nuevamente Tze, Gennaro, Balzac y Federico el Giovanni. El Tremere puso a funcionar su cabeza llena de pequeñas haditas enseñándole a hacer magia, había descubierto parte del plan; al parecer el grupo gobernante de San Diego va a cederle espacio a La Camarilla para que esta se instale en la Ciudad y se ayuden con el negocio de las drogas, ¿pero y el Sabbat?
Para mi seguía habiendo Gangrel encerrado, los parlamentarios eran una farsa, no sabíamos realmente quienes eran los jefes, al parecer el Sabbat se estaba haciendo pasar por La Camarilla, ¿pero por qué? Eso decidimos averiguarlo y suplantamos a La Camarilla en este negocio.

El único que llegó visiblemente al sitio de reunión fue Tzen, Gennaro y yo estuvimos ocultos por sombras y oscuridad, mientras que Balzac y Federico se dispusieron en lugares de ventajas visuales para disparar por si algo, 10 francotiradores estaban dispuestos cerca, eran del bando contrario al nuestro.

Al llegar el Bruja que representaba a la contra parte del negocio inició las conversaciones con Tzen, al parecer había un tratado que firmar, 2 contratos, San Diego estaba de por medio y sus negocios, los cuales le pertenecerían a La Camarilla si firmaba la alianza con los Anarquistas…. Buen negocio, pero ellos se hicieron los sorprendidos cuando Tzen les mencionó el ataque Bruja, parece que el Sabbat quedó desenmascarado.

En ese instante llegó un helicóptero y todos nos pusimos alerta, llegó el jefe del Sabbat, a confirmar nuestra sospecha de la trampa, ellos eran la supuesta Camarilla, no quería que se realizara el negocio, ellos querían San Diego para ellos y llegaron hasta a ofrecernos San Francisco a Cambio y nada de rencillas, pero nosotros no queríamos soltar San Diego, igual no éramos la Camarilla, estábamos jugando y quisimos seguir con el juego, y en contra de la voluntad del Sabbat el cual se fue declarándonos la guerra por no querer hacer tratos con ellos, firmamos el tratado como una sociedad, y así se selló el pacto.

Quedamos con una Camarilla a nuestro mando, el Sindicato de Los Puertos, Los bares de la ciudad y el 30% de la droga que comercien los Anarquista con nuestra ayuda por supuesto, y preparados para una guerra con el Sabbat.

5 comentarios:

Sherman dijo...

El unico ravnos que sirve es el muerto

Mornatur Ormacil dijo...

Si dejaran las cosas en garras de los Gangrel, tendrían menos problemas. Al menos todo se resolvería más rápido.

Sherman dijo...

Perros... solo son de utilidad para hacer gargolas y buenas mascotas

E.A. dijo...

solo un maguito de pacotilla diria eso, vamos a ver si tu "Traumaturgia" que no es mas que trucos de luces y espejo (al igual que el quimerismo) se compara con mis poderosas garras de bestia

Tuor dijo...

galleticas, galleticas, ps ps ps.... perros

y tu tienen un ravnos dentro de ti imitación de mago.